hotel Mandarín

En una de las avenidas más prestigiosas y famosas de Barcelona, nace un nuevo referente en cuanto a cadenas hoteleras. Hablo del Hotel Mandarin Oriental, situado en un edificio de la posguerra española, el Banco Hispano Americano de Barcelona, un edificio proyectado por Manuel Ignacio Galíndez en 1955 y rehabilitado posteriormente por el arquitecto Carlos Ferrater.

La cadena hotelera de lujo Mandarin Oriental Group, buscaba en este nuevo proyecto unir la tradición oriental con el diseño contemporáneo. Para ello necesitaban a una persona capaz de llevarlo a cabo y su elección ha sido de lo más acertada, la arquitecta y diseñadora española Patricia Urquiola. Conocida por sus diseños de mobiliario para la firma italiana Moroso, entre otras, ha sido la responsable de todo el interiorismo del hotel. El éxito ha sido tal que han vuelto ha apostar por ella para otros nuevos proyectos de la cadena hotelera japonesa que realizarán en la ciudad de Puerto Rico y volverán a Barcelona para construir un segundo hotel.

Sólo hay que fijarse en la serie de planos que utiliza Urquiola para componer los muros principales del atrio del hotel y cómo se disponen los vanos del mismo para bañar de luz el interior del espacio. Las alfombras y las estructuras caladas, así como la mayor parte de su catálogo de mobiliario no dejan de estar presentes para arropar el interior. Además las 98 habitaciones, todas ellas con vistas a la casa Batlló de Gaudí, están totalmente equipadas con la última tecnología en cuanto a servicios hoteleros. Cabe destacar la Penthouse Suite, se trata de un apartamento de unos 230 metros cuadrados que ocupa la planta superior del edificio, dotada de un comedor para ocho personas, cocina, bar, un estudio y dos grandes terrazas con excelentes vistas al Paseo de Gracia, donde se ubica el Hotel. Un hogar que conseguirá arroparte por 8500 euros la noche.

El edificio está abierto al público, para que tanto los ciudadanos como los turistas puedan disfrutar de este agradable espacio. Para ello se han creado diversas zonas cada una de ellas con un atractivo diferente. Entre ellas, tengo que destacar el Restaurante Moments de la distinguida chef Carme Ruscalleda, un punto de encuentro para los que apuestan por la cocina creativa y sobretodo natural. El spa también es digno de nombrar, a parte de todos los tipos de tratamientos, en sus más de 1000 metros cuadrados se puede respirar calma y serenidad, quizás sea por ese guiño que hace a la cultura oriental. Pero si el sol mediterráneo es lo tuyo, la piscina situada en la azotea del edificio está hecha a tu medida, una piscina de medio fondo con espectaculares panorámicas a la ciudad de Barcelona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s