Enfermos de diseño

Ni las L casei inmunitas, ni la vitamina C,  ni el zumo de limón con miel de todas las mañanas han sido capaces de hacer frente al “resfriado del 2011”.  Así que he tenido que visitar la farmacia como todos los años para comprar el mismo medicamento de todos los años.

Cada vez que visito una farmacia me doy cuenta de que los packaging de los medicamentos siguen siendo iguales años tras años y solo mejoran los destinados a la belleza. ¿Renunciamos al diseño cuando estamos enfermos?

Una nueva asociación neoyorquina de farmacéuticos, Help®, se ha planteado esta misma cuestión y apuesta por el minimalismo puro tanto a la hora de diseñar el envase como a la hora de fabricar sus propios medicamentos, reduciendo sus propuestas a lo esencial.

 

Los fármacos se hacen con el menor número de capas posible y colorantes. Las marcas o el nombre del medicamento desaparecen y se cambia por una frase que define lo que el usuario necesita en ese momento. Publican grandes frases como ¡Ayuda! Me duele la cabeza ó ¡Ayuda! No puedo dormir.

 

El packaging se crea a partir de papel reciclado y un compuesto a base de maiz (PSM), residuos 100% reciclables y que contribuyen a mejorar el medioambiente por su fácil biodegradación.

Anuncios

2 pensamientos en “Enfermos de diseño

    • A qué si Marta? A mí me encantó en cuanto lo vi! Poco a poco cualqueir objeto que compremos será artículo de colección! Los amantes del diseño nos volveremos locos 😛
      Me alegro que te haya gustado! Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s